Etiquetas

, , , , , , ,

Un fresquito estupendo (no llegaba a 20ºC, frente a los más de 40ºC de los días anteriores en Murcia), sardinas, clases (a un ritmo frenético por el elevado número de alumnos), ensayos, conciertos de estupendos grupos y solistas, amigos y colegas que han hecho del Festival de Música Antigua de Gijón un escaparate diáfano de lo mucho que los intérpretes españoles pueden ofrecer… sidra, Festival Activo (en nuestro caso para enfermos de Alzheimer, tema al que dedicaremos una entrada independiente en unos días), presentación en el Teatro Jovellanos, Haydn y Mozart, el Clementi de 1805 vivo de nuevo, resucitado para ofrecer sus colores al público atento, a ese público inmerso en la realidad ruidosa de hoy en día…

Más fresquito, largo viaje, un paraje espectacular, esta vez en la oscense villa de Graus (lástima que no fuera temporada de trufa…), montaje, viento, acústica sorprendente, contrariamente a lo que predicaban en la Basílica de la Peña los generosos vanos que dejaban lanzar la mirada al valle (Peña del Morral), rítmicamente, arco tras arco, columna tras columna, todos ellos con cerca de 500 años a las espaldas…viento, amabilidad de todo el personal, cercanía de un público entregado y atardecer, y mientras… viento, y Haydn y Mozart.

www.latempestad.es

El pase de diapositivas requiere JavaScript.