Etiquetas

,

Sin Bach la teología carecería de objeto, la creación sería ficticia, la nada perentoria. Si alguien debe todo a Bach es sin duda Dios. Cuando escuchamos a Bach, vemos germinar a Dios. Su obra es generadora de divinidad. Ojalá Dios hubiera hecho este mundo tan perfecto como Bach lo hizo divino.

Emil Miahi Cioran (1911-1995)