‎La crítica, como la lluvia, debe ser lo suficientemente suave como para alimentar el crecimiento de un hombre sin destruir sus raíces.

Frank Howard Clark (1888-1962)